Conferencia de PrensaSebastián Sichel y Corporación Sumamos lanzan medida #9: Salud mental como prioridad del Estado “Vamos a hacer propuestas a corto y mediano plazo, queremos demostrar que la salud mental se debe tomar en serio”

https://www.sumamosxsichel.cl/contenido/uploads/2021/03/SSweb1-1280x853.jpg

Dada la precariedad del sistema de salud mental en Chile y la falta de cobertura, el candidato presidencial independiente Sebastián Sichel junto a Corporación Sumamos lanzan medidas con eje en la violencia al interior del hogar, mejorar y adaptar las condiciones laborales y ampliar la red de apoyo psicológico.

Para imágenes en alta, videos y audios, haz clic acá: bit.ly/Med9Sichel

Santiago, 9 de abril de 2021. La pandemia y confinamiento masivo ha elevado los índices de enfermedades y diversos trastornos psicológicos que, actualmente, poseen poca cobertura a nivel nacional. A raíz de esto Sebastián Sichel junto a Corporación Sumamos lanzaron una novena medida que busca resolver problemáticas vinculadas a la salud mental.

Estamos viviendo una de las principales tragedias que ha vivido el mundo y Chile en los últimos siglos, pero particularmente esto ha afectado la salud mental de muchos chilenos. Esta tragedia, además, afecta a cientos de miles que nunca han tenido la debida atención en salud mental, ni el acompañamiento del Estado y el gobierno debe dar, a aquellos que necesitan, auxilio cuando sufren crisis o tienen enfermedades asociadas a la salud mental. Nosotros no nos vamos a quedar tranquilos con esto. Vamos a hacer propuestas a corto y a mediano plazo y, sobre todo, queremos demostrar que la salud mental es un problema que se debe tomar en serio y que el gobierno tiene mucha responsabilidad para ayudar, acompañar y contribuir a que todos los chilenos tengamos un mejor bienestar en el futuro”, señaló el candidato.

Con foco principal en la violencia al interior del hogar, mejorar y adaptar las condiciones laborales y ampliar la red de apoyo psicológico a nivel nacional, se busca generar las siguientes propuestas:

  • Apoyo y seguimiento de los casos de violencia de género o intrafamiliar para aquellas mujeres que conviven con su agresor. Al comienzo de las cuarentenas el 2020, el número de llamados al número de ayuda 1455 aumentaron en más de 70%. Con un incierto camino sobre las próximas cuarentenas o cuándo se podrán terminar las restricciones sanitarias, urge reforzar el apoyo que reciben las mujeres y NNA, que viven con un agresor.

     Algunas propuestas para mejorar el tratamiento de los casos de víctimas de VIF son:

  1. Mejorar la atención del número 1455, asegurando que el Estado sea quien esté a cargo de la capacitación y apoyo psicológico necesario para quienes atienden la línea.
  2. Que instituciones como Carabineros presenten y garanticen un trato adecuado para aquellas mujeres que llamen para realizar una denuncia por VIF o violencia de género. Urge garantizar la contención y orientación de las denunciantes.
  3. Reforzar y aumentar el presupuesto designado para los Centros de acogidas de la mujer, de modo que puedan encontrar un lugar seguro para pasar las cuarentenas.
  4. Seguir los casos de otros países como Colombia y que aquellas mujeres víctimas de violencia intrafamiliar o incluso aquellas que fueron víctimas de un intento de femicidio, tengan prioridad para recibir beneficios del Estado, como subsidios a la vivienda.
  5. La dependencia económica de las mujeres sigue siendo un impedimento para poder cortar con el círculo de la violencia dentro de los hogares, por lo que se propone que aquellas mujeres que hayan sido víctimas no vean afectado el acceso a beneficios extraordinarios como el IFE, en el caso de que el hombre (parte de la composición del hogar) abandone el hogar. Por ejemplo, si en una familia de 4 integrantes (mamá, papá y dos hijos) el hombre abandona el hogar por denuncia de VIF, ese grupo familiar mantenga el ingreso por la composición original de manera de incentivar las denuncias.
  • Mejora y adaptación de condiciones laborales. Más del 20% de los ocupados del país está desarrollando sus trabajos en modalidad de teletrabajo. Esto representa no sólo un desafío a futuro pensando en cómo se debe plantear el trabajo, sino que también, implica que desde ya exista una base para no precarizar las condiciones de quienes se desempeñan en esta modalidad. Para esto se propone llegar a un compromiso que integre a grandes empresas donde éstas se comprometan a cumplir con los siguientes mínimos:
  1. Flexibilidad para quienes comparten labores de crianza, con especial incentivos a quienes expresen llevar una crianza compartida, de manera de poder descomprimir la carga a las mujeres y permitir el espacio para que los hombres puedan participar.
  2. Establecer una “franja horaria” para videollamadas, para evitar la fatiga por exceso de estas que impiden que los trabajadores tomen los descansos correspondientes durante su jornada.
  3. Incentivar a tener y permitir pausas activas dentro de la casa, considerando que muchas veces los horarios no están establecidos ni respetados en esta modalidad.
  4. Seguir el ejemplo de algunas instituciones como el CitiGroup que implementó los viernes sin zoom.
  5. Entregar y asegurar el material básico para poder ejercer el teletrabajo como corresponde, sin cargo al trabajador.
  6. Exigir a las empresas una medición (anual o semestral) de las condiciones de salud mental de sus trabajadores, de manera que puedan compartir la data con el Estado y aportar a la visibilización. A su vez, que las empresas adquieran compromisos o planes para apoyar a aquellas áreas que declaren un porcentaje alto de casos donde se vea afectada la salud mental.
  • Salud mental en todas partes: ampliación de la red de apoyo psicológico. Según la encuesta Ipsos de diciembre de 2020, la tercera de siete amenazas en los próximos 12 meses es el deterioro de la salud mental y física. Una de las brechas de desigualdad es que el 80% de la atención en salud mental está en el sector privado. Por eso, tal como se incentiva a que pequeñas empresas sean proveedores del Estado, proponemos:
  1. Generar una red de atención psicológica, a la que puedan entrar aquellos profesionales de la salud mental que durante la pandemia han ofrecido su apoyo e incluso han facilitado el acceso a la atención disminuyendo sus precios o barreras.
  2. Esta red se instalará cuanto antes -con especial urgencia por la pandemia- será incluida en el GES de manera de asegurar su cobertura, y se proyecta su prolongación en correlato con un aumento en el presupuesto destinado a Salud. para que el plan continúe como una prioridad del Estado.
  3. Ampliación de catálogo de enfermedades GES vinculadas a salud mental.
  4. No más tope de cobertura en atención por salud mental en el sistema privado.
  5. La red salud mental en todas partes, tiene que asegurar la calidad de la atención adaptándose a las condiciones de cada lugar, trabajar junto a las comunidades -por género, región, urbano o rural, adulto mayor, personas con discapacidad, adolescentes, colegios- para ir descubriendo las brechas de desigualdad de cada grupo y cuáles sus realidades. Todo, con el debido resguardo. A partir de eso, se deben distribuir los recursos destinados a la red.
  6. Debe atravesar a todo el Estado. Es decir, proponemos que la salud mental esté presente como uno de los pilares en las iniciativas de cada Gobierno, tal cual una política pública de largo aliento. Para eso, además, es necesario incluir en la evaluación de impacto de los proyectos como indicador.
Link para descargas:
http://bit.ly/Med9Sichel

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

https://www.sumamosxsichel.cl/contenido/uploads/2021/05/SICHEL-PRESIDENTE1-1280x720.png
Facebook Instagram Twitter Tiktok Youtube Linkedin
VOLUNTARIO DIGITAL